Seis ideas para cuidar tus pisos de granito

Qué satisfacción da el hacer una mejora, una remodelación o hasta un sencillo cambio en nuestra casa, ¿no es cierto?

Es el resultado de trabajo, ahorro y paciencia, pues bien sabemos que hasta pintar un muro implica pasar algunos días de dificultades e incomodidades, por no hablar de los gastos.

Pero así como es muy grato ver el reflejo de nuestros esfuerzos en el estilo y la funcionalidad de nuestra casa, también es sumamente frustrante cuando parte de ese trabajo se pierde; sobre todo si esto sucede por alguna negligencia de nuestra parte.

Y claro, entre mayor haya sido la inversión, más intenso el enojo. Por eso, en este artículo te doy seis ideas para cuidar tus pisos de granito, que sin duda son una de las inversiones más importantes que puedes hacer en tu hogar.

  1. Elimina el polvo y las impurezas

Lo primero que debes hacer al iniciar la limpieza de tus pisos de granito es librar la superficie de impurezas. Con una escoba, o mejor aún, con la aspiradora, retira todos los restos de polvo, pelusa o arena que sea posible; así evitarás que se raye la piedra con los tratamientos posteriores.

  1. Trapea con agua y jabón

En una cubeta, mezcla agua con un poco de jabón líquido neutro; cuida que la mezcla no resulte demasiado espumosa. Sumerge un trapeador o mechudo que no desprenda pelusa y exprímelo muy bien. Al trapear los pisos con esa mezcla no sólo terminarás de lavar la superficie, sino que le sacarás brillo.

  1. Evita los productos corrosivos

Existen muchos productos de limpieza en el mercado que prometen dejar impecable cualquier tipo de piso. Sin embargo, si aplicas productos corrosivos sobre un piso de granito, puedes deteriorar la piedra y hacer que pierda su brillo. Antes de comprar cualquier producto, revisa los ingredientes y asegúrate de que no contenga lejía, pintura ácida, amoniaco o cualquier elemento corrosivo.

  1. Fabrica tu propio limpiador

Para evitar el daño causado por productos inadecuados y de paso ahorrar, mejor elabora tu propio limpiador con un PH neutro. Descuida, que no necesitas ser experto en química. Todo lo que debes hacer es mezclar media botella de agua con media botella de alcohol y ¡listo!

  1. Limpia los accidentes de inmediato

El mármol o el granito son materiales que suelen colocarse en lugares donde los derrames y accidentes son frecuentes, como la cocina, el comedor o la sala. Si derramas café, cerveza, vino o aceite, o si tu mascota tiene un accidente en casa, limpia de inmediato con un trapo húmedo, de preferencia sumergido en la mezcla que te recomendamos en el punto anterior. Si a pesar de eso la mancha no sale por completo, consulta con un profesional antes de aplicar cualquier producto o solución.

Y esto nos lleva al último consejo…

  1. Asesórate con profesionales

Si quieres que tu piso se mantenga tan reluciente y bello como el día que lo instalaste y además sabes que no tienes tiempo, dedicación o paciencia para cuidarlo como se requiere, lo mejor es que te asesores e incluso contrates a un experto en la limpieza de estos materiales. Las empresas dedicadas a la venta de mármol y granito, como Mármoles Arca, pueden asesorarte desde el inicio para dar los mejores tratamientos y seleccionar los productos ideales para la limpieza de tus pisos.

Mudanza

El día de hoy, al regresar de hacer un procedimiento de cauterización de úlcera varicosa, llegué a mi casa para arreglar todos los asuntos que tengo pendientes, ya que hace pocos días acabo de mudarme a mi nueva residencia, un proceso, debo decir, largo y de mucha fatiga.

El mudarse de un lugar a otro puede llegar a ser una verdadera pesadilla si uno no sabe lo que está haciendo o si hace mucho tiempo que no lo hacía; por mucho tiempo me refiero a más de diez o quince años, ya que un tiempo menor a eso no es suficiente para olvidar el desgaste de una mudanza.

Las tensiones comienzan aproximadamente unas dos semanas antes de hacer el cambio, cuando comienzan todos los preparativos, como lo es el contratar una mudanza que sea adecuada a nuestras necesidades, ya que el contratar una mudanza equivocada puede ser un error sumamente costoso en todos los sentidos.

Muchas veces damos por hecho que las mudanzas conocerán nuestras necesidades, debido a que éstas son universales; sin embargo, esto no puede distar más de la verdad, ya que las necesidades que requiere cada mudanza son absolutamente distintas, por lo que siempre hay que informar con tiempo qué es lo que necesitamos.

En una ocasión, hace unos años, mi padre se cambió de residencia, un cambio que fue de una casa muy grande a un departamento espacioso, pero de un tamaño muy distinto a su antigua casa, por lo que naturalmente requería de un camión de muy buen tamaño para  poder transportar el cargamento abundante correspondiente.

No obstante, se presentó un camión de menores dimensiones, por lo que naturalmente tuvieron que hacer varios viajes para transportar todo el cargamento que era necesario y acomodarlo adecuadamente dentro de los espacios del nuevo lugar.

Mi padre no tuvo ningún problema que tomara un poco más de tiempo la mudanza, mientras que cumplieran con aquello por lo que se les había contratado, sin embargo, no hubiera estado muy feliz de haber sabido el significado de eso, algo que ninguno de nosotros nos imaginamos.

Resultó ser que, a fin de cuentas, el precio acordado creció 5 veces, por lo que, por supuesto, mi padre se enfureció, ya que es muy diferente pagar 10 pesos que 50, especialmente cuando uno no se esperaba tal movimiento y resultado.

Desde ese momento, entendí muy bien la lección.

Una vez que se contrata a la mudanza adecuada, es tiempo de juntar y clasificar todo aquello que hemos de empacar y llevar a nuestra nueva residencia, algo que también puede ser un tanto estresante, ya que muchas veces queremos llevarnos cosas que ya no necesitamos por mero valor sentimental.

El siguiente paso es tener todo bien organizado y escribir en las cajas su contenido y dónde ha de ir colocado, ya que de lo contrario muchas cosas se pueden perder en la mudanza.

Esta vez el proceso no fue malo.

Cuando lo improbable da frutos

Hace un par de meses me inscribí a unos diplomados que imparte la Academia Nacional de Medicina, no porque sea médico o esté en mis planes serlo, sino simplemente debido a que me interesa la medicina y es algo que tomo como un hobby  ya desde hace tiempo.

En la vida, muchas veces las cosas que hacemos tienen propósitos secretos que no se revelan hasta el momento adecuado, de la misma manera que la manzana no cae del árbol hasta el momento preciso, lo que significa que nada se debe forzar hasta que las fuerzas del tiempo estén listas.

Muchas personas y conocidos míos me han dicho que es una pérdida de tiempo absoluta, ya que verdaderamente paso la mayoría de mi tiempo libre estudiando medicina, algo que es para mí lo mismo que el Sudoku es para los aficionados de aquel acertijo matemático.

Sin embargo, como ya he mencionado, todo tiene su razón de ser y toda actividad da sus debidos frutos al final del día, algo que a mí me sucedió el día viernes, ya que mi pequeño hobby finalmente dio verdaderos frutos.

Todo comenzó el viernes pasado, cuando mi madre, quien tras haber tenido un accidente se encuentra en una silla de ruedas, me dijo que tenía una extraña molestia en su pierna derecha, una molestia que nunca había tenido, parecida a aquel dolor que se obtiene cuando se ejercita de más.

Además, su pierna derecha, particularmente en el área de los ligamentos, se inflamó  ligeramente, algo que muchas veces puede ser un indicador de alguna lesión que se remedia con anti inflamatorios; sin embargo, hay algunas veces que dichos síntomas pueden ser algo bastante más serio, como la posibilidad de una trombosis, una condición que muchísimas veces es de carácter mortal; de hecho, en los pasados cinco años he sabido de tres personas quienes han sufrido de esta condición y todos han muerto en el hospital tras unos días de haber ingresado.

Por esta razón y por los innumerables reportes que había leído anteriormente sobre la trombosis, pude concluir que en verdad mi madre podría estar sufriendo de la obstrucción de alguna arteria por un coágulo, por lo que era imperativo llevarle al hospital a ser revisada, al menos para descartar la posibilidad de una trombosis.

Al llegar a urgencias, debo decir que aunque el hospital al que mi madre llegó es uno de los mejores de México, el personal medico ahí, particularmente a nivel enfermería, es no solo malo, sino pésimo, ya que cuenta con los dos peores atributos que pueda tener una persona en esta posición, que son mala actitud y lentitud, algo que la enfermera mexicana por lo general padece con gran frecuencia.

A fin de cuentas y tras haberle hecho a mi madre un ultrasonido, le diagnosticaron una trombosis pulmonar, por la cual aún sigue hospitalizada, pero aparentemente estable. Sin embargo, de no haber sabido dónde podría haber terminado esto, mi madre seguramente habría pagado el máximo precio.