Preguntas que debes hacerte antes de visitar una tienda de colchones

Seguramente habrás leído numerosos artículos, visto reportajes o hasta recibido indicaciones médicas acerca de la importancia de dormir bien.

Un sueño de calidad, de por lo menos unas seis horas en el caso de los adultos y hasta de diez para los niños y adolescentes, resulta indispensable para regular funciones como el metabolismo, la regeneración celular y el proceso y almacenamiento de información.

Lo que a veces no nos dicen o no ponemos énfasis en investigar es qué factores contribuyen a la conciliación de un buen sueño o bien lo obstaculizan. Uno de esos factores, que pese a ser frecuentemente pasado por alto debería de atenderse con sumo cuidado, es el colchón.

Hay personas que pasan décadas sin cambiarlo o que al comprar uno nuevo se van sólo por cuestiones como el precio o la novedad del material, sin preguntarse cuáles son los modelos y diseños más adecuados para ellas.

Si ya tomaste consciencia de la importancia del colchón y estás pensando en renovar el tuyo, te invito a responder las siguientes preguntas, antes de visitar las tiendas de colchones.

¿Cuál es tu peso?

No tienes que responder con la cifra exacta si no quieres. Basta con tener en cuenta que si tu complexión es robusta, debes elegir un colchó firme, que dé soporte adecuado a tu cuerpo. Si eliges uno demasiado blando, te hundirás en él y no será nada cómodo.

Si tu complexión es delgada, requieres un colchón flexible, que se adapte a tu figura.

¿Cómo duermes?

Aunque a veces cambiemos de postura a lo largo de la noche, casi siempre tendemos a preferir una posición para quedarnos dormidos y esto también determina el tipo de soporte que debemos buscar. Si duermes sobre la espalda, te convienen los colchones duros. Si duermes de lado, debes buscar una opción más flexible, que te permita hundir un poco el hombro.

¿Cuánto te mueves?

A quienes se mueven mucho al dormir también les convienen los colchones más duros, aunque para quedarse dormidos se coloquen de lado. En los colchones suaves el cuerpo tiende a hundirse y para las personas que se mueven mucho, esto será equivalente a pasar la noche tratando de salir de arenas movedizas. Un colchón firme, en cambio, permite al cuerpo girar más fácilmente.

¿Cómo es la temperatura, tanto de tu cuerpo como de tu ambiente?

Si te acaloras y sudas de noche, o bien si vives en un lugar cálido, la mejor opción son los colchones de muelles, ya que tienen una mejor ventilación. En cambio, si estás en un lugar más frío o tiendes a ser friolento, te convienen los materiales que conservan el calor, como el viscoelástico, la espuma o el látex.

¿Tienes alergias?

Si padeces asma o reacciones alérgicas a causa del polvo, una buena opción son los colchones de látex o de espuma con funda lavable.

Llegar a la tienda con tus respuestas en mente facilitará la elección de un colchón adecuado, pero nada sustituye la prueba. No te limites a tocar el colchón con la palma de la mano o a sentarte en él; acuéstate como acostumbras hacerlo al dormir, luego de espaldas, gira para probar la sensación en el costado y los hombros; así estarás más seguro de contar con el soporte adecuado en todas las posiciones.

Y si puedes visitar tiendas como Nezt, qué mejor, porque sus expertos en descanso te darán toda la información que necesitas para invertir en el mejor colchón.