Manual de Formación Bíblica 2003 - 2004

 

LOS PROFETAS: ISAÍAS

El primero de los profetas mayores y sin duda el más importante, por su personalidad y mensaje.

 

Su época y su tiempo

Contenido doctrinal

Distribución del libro

Páginas escogidas

 

Su época y su tiempo

El primero de los profetas mayores y sin duda el más importante, por su personalidad y mensaje. Para comprender mucha parte del profeta es importante situarlo en la época en que vivió y en los acontecimientos que le rodearon.

Probablemente Isaías nació y vivió en Jerusalén hacia el año 760 y 701 a.C. Isaías vive muy cerca de los reyes y pueblo de Israel, los tiempos tristes del vasallaje, con breves períodos de paz en el país.

Recordamos que el pueblo de Dios estaba dividido, desde el tiempo de Salomón, en dos reinos: al norte el reino de Israel, con capital en Samaría, y el reino de Judá al sur, con capital en Jerusalén. El profeta vive en el reino de Judá, en Jerusalén y los hechos y oráculos reflejan especialmente los acontecimientos de Judá.

Isaías pertenecía a una familia noble y tuvo de su mujer, también profetisa (Is. 8,3), dos hijos a quienes puso, por orden de Dios, nombres proféticos (Is. 7,3; 10,21). Inicia su misión profética con la muerte del rey Ozías (Is. 6, 1-9) en el año 740 a.C. revelando su personalidad fuerte y decidida, seguro de sí y de su vocación. Durante el reino de Acaz interviene enérgicamente contra la corrupción de Judá y Jerusalén. Luego bajo el reino de Ezequías (años 721-693 a.C.) de quien fue amigo y consejero.

Contenido doctrinal

Resulta sumamente difícil sintetizar las enseñanzas del profeta Isaías. Sin embargo mencionaremos algunas ideas y mensajes más importantes:

  • Denuncia social y política: Como todos los profetas, vive intensamente los acontecimientos de su pueblo, las alianzas y guerras con Asiria y Egipto, la infidelidad de su pueblo, las injusticias de los jefes de Jerusalén y habla con la autoridad de Dios interpretando los hechos de su patria y de su comunidad a la luz de la Tradición y de la Fe.

  • En su postura política: Isaías recuerda continuamente al pueblo elegido las promesas de Dios a David, promesas mesiánicas (Cap. 7-9) que se realizarán sólo si el pueblo se mantiene fiel a su fe.
    Lo fundamental en las denuncias sociales y políticas de Isaías, es provocar un cambio de conducta, una conversión (Is. 1,17).
    La opresión de los pobres con los ricos es aborrecida de Yahvéh, que exige la justicia social (3, 14-15; 10, 1).

  • Dios: Glorioso, fuerte y omnipotente: Hace una profunda experiencia personal de la gloria de Yahvéh (Is. 6, 1-4). Dios es presentado en su predicción como el "Señor" y el dueño de los acontecimientos humanos. (Is. 3,1). Dios tiene un plan que se actuará seguramente y ninguna fuerza humana lo podrá impedir (Is. 28, 23-29).

  • La conciencia de miseria y de pecado del pueblo: Resalta las faltas y la miseria de la conducta humana, fustigando la vanidad de las mujeres (Is. 3,16), la indiferencia religiosa (Is 5, 19), la confianza en el dinero y en las riquezas políticas (Is. 22, 9; 30,1).
    No todo Israel será enaltecido, sino sólo "un resto", esa parte del pueblo humilde (Is. 29,4), obediente a Yahvéh (1, 18) que será salvada por su Dios y Señor.

  • Mesianismo real: La salvación vendrá por el Mesías, que hará que reine en la tierra una perfecta justicia (2, 1-5; 9, 1-6). Es el gran profeta del Mesías Salvador, descrito primero como un REY PACÍFICO, portador de gran paz y alegría en el pueblo (Is. Cap. 7, 9 y 11) y luego en el DeuteroIsaías, como el "Siervo de Yahvéh" (Cap. 42, 49-53). Por esto, Isaías es el profeta del Mesianismo por excelencia.


Distribución del libro

Comprende 66 capítulos. El libro seguramente es obra de un redactor final, quien recopiló los mensajes del profeta y los enriqueció con otras fuentes de la misma escuela de los discípulos de Isaías. Así que no debemos pensar que el libro haya sido escrito por el profeta mismo, sino que es una recopilación de varios profetas, discípulos de Isaías, escritos en tiempos diversos. La parte original del profeta parece ser la primera parte, los primeros 39 capítulos.

El libro se divide en 3 grandes partes:

Proto - Isaías: Capítulos 1 - 39

Oráculos dirigidos al Pueblo de Dios: Cap. 1-12:
Contiene la predicación de Isaías al pueblo de Judá, sin orden cronológico.
Esta parte comprende las importantes promesas mesiánicas del "Emmanuel" (Cap. 7-12).

Oráculos contra las naciones extranjeras: Caps. 13-23
El tono predominante es de amenazas y castigos, pero en ocasiones hay promesas de salvación también para todos los pueblos (Is. 18, 7; 19, 19-25).

Oráculos escatológicos: Caps. 24-27
son llamados también "La gran Apocalipsis de Isaías" .

Oráculos al pueblo de Dios: Caps. 28-33:
Caracterizados por los "ay" con que empiezan las amenazas, especialmente a los jefes del pueblo (Is. 28, 1; 29, 1).

La "pequeña escatología" : Caps. 34-35:
Describe con un lenguaje apocalíptico el aniquilamiento de los enemigos del pueblo de Dios.

La parte histórica: Caps. 36-39:
Describe la invasión de Asiria. Jerusalén liberada.

DeuteroIsaías Capítulos 40-55

Oráculos sobre la liberación del pueblo elegido de la esclavitud de Babilonia: Caps. 40-48.

Oráculos de la liberación mesiánica: 49-55:
En esta parte se describe la figura del "Siervo de Yahvéh", elegido por Dios para la salvación de todos. La Iglesia siempre ha visto en el "Siervo de Yahvéh" a Cristo Jesús: su figura corresponde admirablemente a la pasión de Cristo.

Trito-Isaías 56-66

Esta parte trata de los oráculos del Reino Mesiánico. Cuando se escriben estos capítulos, los judíos han vuelto ya a su país y todas esas promesas y milagros del Deutero-Isaías anunciados como un grande y glorioso tiempo de paz y reconstrucción del pueblo elegido, parece que no se han cumplido.

El profeta, un discípulo de Isaías, vive profundamente estos acontecimientos y proyecta una nueva esperanza hacia el Dios de los Padres, en que las promesas del Señor se cumplirán. El profeta sigue animando a su pueblo a la fidelidad y al culto de Yahvéh.

Páginas escogidas

Escogemos ahora las páginas más importantes del profeta, para una lectura meditada de los textos:

Exhortaciones al pueblo de Dios: Is. 58, 1-11
Es una profunda meditación, que puede ser muy útil a nosotros, para meditar sobre nuestra fe.

La vocación del profeta: Is. 6, 1-12; Is. 49, 1-16:
Son textos clásicos, para meditar sobre la vocación de cada cristiano.

Proclamaciones del amor de Dios: Is. 43, 1-13; Is. 49, 14-15; Is. 54, 1-15;
Is. 55, 1-11. Más que explicarlas, estas páginas son para meditarlas de rodillas.

El Cántico de la viña: Is. 5, 1-7:
Parábola bellísima y que será recogida muchas veces en la Biblia. El mismo Jesús habla a menudo de las relaciones Dios-hombre con los mismos términos.

Textos mesiánicos de Mesías-Rey y profeta: Is. 7, 10-17; Is. 9, 1-7;
Is. 11, 1-9; Is. 61, 1-3: Son las profecías más importantes de la Biblia sobre el Mesías, Hijo de la Virgen y Rey de paz.

Los cantos del Siervo de Yahvéh: Is. 42, 1-4; Is. 49, 1-6; Is. 50, 4-9;
Is. 52, 13-53.


 

Manual de Formación Bíblica
2003-2004