Manual de Formación Bíblica 2003 - 2004

 

UN PUEBLO BAJO LA ESPERANZA
DE LANUEVA ALIANZA (exilio - restauración)

OBJETIVO:
Darnos cuenta que el castigo del destierro o exilio no es la última Palabra de Dios para su pueblo, sino que se convierte en una purificación y en un llamado a la esperanza de la salvación, que empieza a realizarse desde el momento en que el pueblo vuelve a su tierra. En ese retorno humilde, Dios va preparando la plenitud de los tiempos y la Alianza nueva y definitiva.

 

 

El exilio o destierro en Babilonia
(586-539 a.C.)

La restauración

Reflexiones

   

El exilio o destierro en Babilonia (586-539 a.C.)

1.1 El anuncio del destierro

Conforme el pueblo se iba apartando de la Alianza pactada con el Señor, los profetas iban haciendo ver que Dios los castigaría con la maldición, con la pérdida de la tierra y de la independencia (Cfr. Miq. 3,12; Hab. 1, 5-11). Fue sobre todo el profeta Jeremías quien anunció de una manera muy clara que Dios castigaría las infidelidades del pueblo por medio de Babilonia y en concreto por medio de su siervo Nabucodonosor.
Este anuncio devastador le acarreó a Jeremías muchos problemas: Incomprensiones de los suyos que lo tachan de traidor (Jer. 37, 11-16), enfrentamiento con profetas falsos (Jer. 28).

1.2 El exilio

En el año 697 sucede la primera invasión de los Babilonios sobre Jerusalén. El rey Joaquín se rinde, y junto con la reina madre y unos 10,000 judíos son deportados a Babilonia. En el año 586 cayó la ciudad de Jerusalén que fue destruida, el templo fue incendiado. Una segunda deportación a Babilonia se llevó a cabo. Con esto terminó el reino de Judá o del Sur (Cfr. 2 Re. 24-25). Poco después, en el 582 hubo una tercera deportación (Jer. 52,30). Muchos permanecieron en la patria en condiciones bastante precarias, otros huyeron a Egipto por temor a represalias de los babilonios (Jer. 39-45).

La destrucción de Jerusalén y el exilio en Babilonia fueron un golpe durísimo para los judíos, especialmente para aquellos que fueron deportados a Babilonia. Bajo el aspecto socio-político se habían quedado sin rey, sin reino, sin independencia, sin tierra propia. Aún cuando no estaban siendo esclavizados, sin embargo eran ciudadanos de segunda categoría, eran los extranjeros que estaban fuera de su patria que había quedado en ruinas (Cfr. Sal 137).

Bajo el aspecto religioso, la situación no era menos dolorosa: Sin templo, sin culto, sin sacrificios, creían que su Dios Yahvéh los había abandonado, siendo Él infiel a la Alianza, comportándose de una manera injusta (Ez. 18,2), o que los dioses de Babilonia eran más poderosos. La crisis de fe era muy grande.

1.3 Maestros durante el exilio

En el período del exilio, Dios se valió de distintos grupos de personas que ayudaron al pueblo a reflexionar, le hicieron caer en la cuenta de su pecado y lo animaron con la esperanza de la restauración. Fueron ellos los deuteronomistas, los sacerdotes y los profetas.

  • Los deuteronomistas: Personas imbuidas de la letra y del espíritu del Deuteronomio -libro de la Alianza- hicieron ver al pueblo que su suerte se debía a las infidelidades a la Alianza pactada con el Señor. A la luz de esta Alianza, escribieron la historia del pueblo desde la conquista hasta la pérdida de la tierra. Es la obra historiográfica deuteronomista que va desde el libro de Josué hasta el segundo de Reyes.

  • Los sacerdotes: Con una visión optimista escribieron la tradición sacerdotal que atraviesa todo el Pentateuco. Esto lo llevaron a cabo porque se sintieron en una situación similar a la del pueblo que estaba en el desierto antes de la conquista de la tierra prometida. Además fomentaron la práctica de aquellas observancias como el descanso sabático, la circuncisión, las leyes de pureza ritual, etc. que distinguían a los del pueblo elegido de los extranjeros. Fue naciendo paulatinamente el "judaísmo".

  • Los profetas: Fueron maestros de los exiliados:
    Jeremías: Que desde la patria, instruye a los deportados (29), denuncia los pecados del pueblo, anuncia el castigo, pero a la vez, ante el fracaso de la alianza antigua, hace el solemne anuncio de una Nueva Alianza sellada en lo más íntimo de las personas ( Jer. 31, 31-34).
    Ezequiel: Que en el destierro es llamado a profetizar en medio de sus compatriotas, en el primer período de su ministerio antes de la caída de Jerusalén, recibe el encargo de ser el acusador de su pueblo, un pueblo rebelde de oídos duros (Ez. 1-3).
    Después de la destrucción de Jerusalén ya no es llamado a lanzar amenazas, pues el castigo se ha cumplido, sino a suscitar en el pueblo la esperanza de la restauración. Por eso anuncia la nueva y definitiva alianza de quedar purificados con el agua, y al infundirles Dios un nuevo corazón y un nuevo espíritu (Ez. 36, 24-38; 16, 59-63).
    En la visión de los huesos que recobran la vida contempla al pueblo que se siente muerto, sin esperanza, y a quienes Dios les devuelve la vida (37, 1-14)

1.4 Valoración del exilio

El exilio marca un punto muy importante en la historia salvífica del pueblo. Por una parte apareció plenamente su infidelidad a la alianza y por lo tanto el merecimiento del castigo. Pero por otra parte, el exilio sirvió como algo purificador.

  • El pueblo aprendió a conocer mejor a Yahvéh.

  • Comprendió su responsabilidad como testigo de Dios ante los demás pueblos.

  • Aprendió a perder "seguridades": Monarquía, tierra, lugar de encuentro y decisión.
    Sólo la gracia de Dios hizo posible el perdón, la restauración y el nuevo comienzo:
    "Y sabrán que yo soy el Señor cuando los lleve a la tierra de Israel, al país que con la mano en alto juré dar a sus padres. Allí, cuando se acuerden de su conducta y de las malas obras con que se contaminaron, sentirán asco de ustedes mismos por las maldades que cometieron. Y sabrán que yo soy el Señor cuando los trate como exige mi nombre, no según su mala conducta y sus obras perversas, casa de Israel - Oráculo del Señor -" (Ez. 20, 42-44).

La restauración

2.1 Situación histórica

El imperio Persa (539 -333 a. C):
Ciro rey de Persia, siervo de Dios (Is. 44, 28-45), conquista Babilonia en el 539 poniendo así fin al imperio neobabilónico. Al año siguiente lanza un decreto permitiendo a los judíos que estaban deportados regresar a su propia tierra (Esd. 1).

El Imperio Griego (333-63 a.C.) y el Imperio Romano ( 63… a.C.):
El joven Alejandro Magno se impuso al imperio Persa. Palestina quedó bajo ellos. En este período surgió la guerra de los Macabeos como lucha contra el impío Antíoco IV Epífanes, que profanó el templo, impidió o prohibió la observancia de la Ley: La circuncisión, el sábado, etc. y persiguió a los judíos. Pero pronto cae bajo el imperio romano. Prácticamente podemos decir que a partir del exilio, el pueblo de Israel perdió su independencia y fue presa de distintos imperios: Babilónico, persa, griego y romano.

Maestros y creaciones literarias
Durante este período se van compilando la mayor de las obras literarias de Israel: el Pentateuco, las obras de los profetas, los escritos sapienciales y las obras poéticas:

Pentateuco:
Se compila basándose en las cuatro tradiciones que se desarrollaron paulatinamente en Israel: La Yahvista, la Elohista, la Deuteronomica y la Sacerdotal.
En las cuatro tradiciones hay una reinterpretación de los mismos hechos a la luz de las situaciones que están viviendo.

  • Los profetas: Se dedican a promover la restauración y renovación. Su personalidad va desapareciendo.

  • Sapienciales: El lugar de los profetas lo van ocupando en cierto sentido los sabios que se dedican a reflexionar sobre la vida y la historia de Israel. Plantean grandes interrogantes: Sentido de la vida, la enfermedad, el sufrimiento, la muerte, etc. nos ofrecen también una serie de consejos prácticos. Y reflexionan sobre la misma sabiduría, la historia de Israel y también sobre Dios.

  • Salmos: Compuestos a lo largo de la historia de Israel, se nos va ofreciendo un repertorio muy amplio de plegarias, sea individuales o comunitarias, que se siguen empleando en el culto judío y cristiano:
    Salmos de alabanza en los que el fiel descubre la bondad y la grandeza de Dios ((8; 29; 33; 103; 104; etc.)
    Salmos de acción de gracias por los beneficios que de la mano de Dios ha recibido el pueblo entero o algún miembro de la comunidad.
    ( 9-10; 30; 65; 66; 124; etc.)
    Salmos de súplica en los que el israelita pide el auxilio de Dios para alguna necesidad ( 5; 6; 44; 58; 123; etc.) o invoca el perdón de sus pecados ( 51; 130; 32; etc.).
    Los apocalípticos: Como el libro de Daniel, mantienen la esperanza del pueblo en medio de sus tribulaciones y persecuciones.
    Históricas o narrativas: Que se van realizando en esta época, como por ejemplo, la obra del Cronista ( 1-2 Cron; Est. Neh. ); las "novelas" de Rut, Tobías, Ester, Judit, etc... las obras de los Macabeos.

En este período se realiza la traducción de la Biblia hebrea al griego en la famosa obra de los LXX, y de la Biblia hebrea al arameo.
En este tiempo surgen también los distintos partidos religiosos judíos: Fariseos, saduceos, esenios. A la vez se intensifica el estudio de la "Ley" por los escribas.

2.2 Sentido de este período
Es una época pobre, de los humildes comienzos del pueblo. En este ambiente, no espectacular, Dios va preparando, en la sencillez y en la pobreza, la plenitud de los tiempos que nos llega con su Hijo Jesucristo.

Reflexiones

¿En qué aspecto los acontecimientos nos ayudan a nosotros a descubrir la Palabra de Dios?

¿La situación de miseria, pobreza, dependencia económica, etc. es castigo de Dios o se debe a otras causas? ¿Cuáles son éstas?

El exilio, además de castigo, fue un período de reflexión y conversión al Señor, ¿En qué medida nosotros buscamos tiempos oportunos para reflexionar y convertirnos al Señor y a nuestros hermanos?

La literatura sapiencial es fruto de la reflexión sobre las experiencias del pueblo. ¿En nuestras comunidades qué tanto influye la reflexión sobre la situación presente?

¿Somos capaces de utilizar, cristianizar y actualizar los salmos como expresión de nuestra relación con Dios?

Preguntas:

1. ¿Quién es el profeta que principalmente anunció la invasión de Babilonia?
2. ¿Para el pueblo qué significó el exilio bajo el aspecto político, como el religioso y anímico.
3. ¿Quiénes fueron los maestros del destierro? Describe brevemente su actividad.
4. ¿Qué juicio global podemos dar del exilio?
5. ¿Bajo que imperios estuvo el pueblo de Israel en el período de la restauración?
6. ¿Cuál fue la función de los sabios de Israel? Enumera los libros sapienciales.
7. ¿Cómo se pueden catalogar los salmos en la línea de la oración?
8. ¿Dentro del judaísmo, cuáles son las principales sectas?

 

Manual de Formación Bíblica
2003-2004