MANDAMIENTOS DE LA IGLESIA CATÓLICA

 

Todos estamos convencidos de la importancia que tiene la observancia de las leyes.
De todas ellas, la ley más importante, y por tanto la más necesaria en su cumplimiento, es la ley de Dios, expresada en los Diez Mandamientos, porque, como señaló Cristo a aquel muchacho que se le acercó para pedir un consejo "Si quieres entrar en la vida, cumple los mandamientos" (Mt 19,17).

Para facilitarnos el cumplimiento de la Ley de Dios, la Iglesia ha determinado algunas obligaciones del cristiano, que se conocen como Mandamientos de la Iglesia.
Cristo le dio a la Iglesia autoridad para gobernar a los fieles, y su solicitud de Madre le impulsa a señalar mas concretamente cuál es la voluntad de Dios, ayudándonos a conseguir el Cielo. Esa es, en definitiva, la misión de la Iglesia.

 

Jesucristo fundó la Iglesia para salvarnos

Jesucristo dio a la Iglesia el poder de promulgar leyes

Segunda parte

 

Jesucristo fundó la Iglesia para salvarnos

Jesucristo vino a la tierra para redimirnos y darnos la vida divina. Con objeto de continuar en la tierra, hasta el fin de los tiempos, su tarea redentora y conducir a todos los hombres a la salvación, fundó la Iglesia.

Jesucristo, aunque pudo salvarnos de modo exclusivamente interno e individual, prefirió crear una sociedad visible que fuera depositaria de sus enseñanzas y de los medios de salvación con que quiso dotar a los hombres.

Convenía a la naturaleza humana - a un tiempo material y espiritual - que la salvación llegara a través de una sociedad visible: así recibimos los dones espirituales por medio de las realidades visibles, al modo de nuestra composición material y espiritual.

Para eso eligió el Señor a San Pedro y a los demás Apóstoles: para que gobernaran la Iglesia y transmitieran los poderes a sus sucesores, el Papa y los Obispos. Estos poderes son:

  • Enseñar con autoridad la doctrina de Jesucristo
  • Santificar con los sacramentos y los otros medios
  • Gobernar mediante leyes que obligan en conciencia.

La Iglesia tiene un doble fin en la tierra:

    • Un fin último: La gloria de Dios
    • Un fin próximo: La salvación de las almas.


Jesucristo dio a la Iglesia el poder de promulgar leyes

Cristo Concedió efectivamente a su Iglesia el poder de gobernar, y envió a los apóstoles y a sus sucesores por todo el mundo para que predicaran el Evangelio, bautizaran y enseñaran a guardar todo lo que Él había mandado:

"El que a vosotros oye, a mí me oye" (LC 10,16); "Como me envió mi Padre, así os envió yo a vosotros" (Jn. 20,21).

En virtud de esta autoridad, la Iglesia puede dictar leyes y normas. La Iglesia tiene el derecho y la obligación de fijar a los fieles todas las prescripciones que considere oportunas, por un doble motivo:

  • 1. Por haber recibido de Cristo el mandato de conducir a los hombres a la vida eterna,
    siendo depositaria e intérprete de la revelación divina. Al imponer los preceptos, la
    Iglesia pretende asegurar el cumplimiento de los mandatos de Dios y las enseñanzas del Evangelio.
  • 2. Por la misión que Dios le confió, la Iglesia, como sociedad perfecta, ha menester
    prescribir las normas precisas para la consecución de su tarea.

Así pues, al imponer las leyes, la Iglesia no pretende sino asegurar mejor el cumplimiento de los mandamientos de la ley de Dios y de los consejos que el Señor nos da a través del Evangelio.
De hecho, las leyes de la Iglesia lo que hacen generalmente es determinar el tiempo y el modo de cumplirlos. De lo anterior se desprenden dos consideraciones:

  1. Los mandamientos de la Iglesia son una muestra de cariño porque, al dictar estas normas, busca únicamente ayudar a cumplir las obligaciones del cristiano.
  2. Al incumplir uno de estos mandamientos de la Iglesia, no sólo se cumple una ley meramente eclesiástica, sino que se quebranta una ley divina concretada en esa ley eclesiástica. De ahí que quebrantar uno de esos mandamientos en materia grave, sea siempre pecado mortal.

Por ejemplo, dejar de cumplir el mandamiento de la Iglesia que ordena comulgar al menos una vez al año supone indiferencia con Jesucristo, y por tanto carencia de amor: este incumplimiento es en realidad señal de haber ya quebrantado -al menos en este aspecto- el primer mandamiento de la Ley de Dios que prescribe amarlo sobre todas las cosas.

Entre los mandamientos de la ley divina y los mandamientos de la Iglesia hay, sin embargo, algunas diferencias:

Los mandamientos de la ley de Dios obligan a todos los hombres, puesto que Dios mismo los dejó grabados en su conciencia; los de la Iglesia obligan sólo a quines forman parte de ella.
Los mandamientos divinos son inmutables, pues están basados en la naturaleza humana, que no cambia; las leyes eclesiásticas pueden cambiar
Los mandamientos de la Ley de Dios no pueden ser dispensados; los de la Iglesia dejan de obligar por grave incómodo o por dispensa de la autoridad eclesiástica.

Los mandamientos de la Iglesia son muchos - en realidad lo son todas las prescripciones del Código de Derecho Canónico -, pero aquí vamos a estudiar los cinco principales que afectan a todos los fieles.

 

Biblioteca Virtual