serv_t.gif (11804 bytes)

Bautismos

"En el Bautismo, el amor de Dios va a infundir, por el agua y el Espíritu Santo, la vida nueva en estos niños que ustedes han presentado a la Iglesia. Procuren educarlos de tal modo en la fe, que esta vida divina se vea preservada del pecado y pueda desarrollarse en ellos de día en día". Del Rito del Bautismo

La celebración del Bautismo se realiza en el Templo todos los sábados a las 15:00 hrs. Pedimos estén presentes los papás y los padrinos media hora antes en la oficina para recibir las indicaciones.

REQUISITOS

1.- Asistir a la plática Prebautismal (puede ser en otra parroquia). Si desean recibir la plática con nosotros, ésta se imparte los martes en punto de las 20:00 hrs. en el Templo (las personas que lleguen después de ésta hora no obtendrán su comprobante). No hay inscripción previa, no tiene ningún costo.

2.- Se requiere pasar a la oficina ( de domingo a jueves) en la semana que deseen bautizar de 8:00 a 12:30 y de 15:00 a 19:30 hrs. y entregar lo siguiente:

  • Ficha de inscripción (se proporciona en la oficina).
  • Acta de nacimiento original del niño (a) (transcribiremos igual los datos que ahí aparezcan y la regresaremos el día de la ceremonia).
  • Acta de matrimonio religioso original (católico) de padrinos (es indispensable para bautizar).
  • Comprobante de plática prebautismal original (papás y padrinos).
  • Aportación.

Respecto al traje o vestido del niño(a), es conveniente que sea blanco. Si no es posible, puede ser de cualquier color.

Si el niño(a) es mayor de 5 años, requiere preparación especial para su bautismo.

· Para los adultos:

  • Se abre curso de preparación cada primer domingo de mes.
  • De 11:00 a 12:00 hrs (15 domingos consecutivos) Salón Reina de México.
  • Si la persona que va a recibir la preparación no pertenece al área parroquial se requiere una carta de permiso de la parroquia a la cual pertenece, y una vez terminada su preparación se remite a su respectiva parroquia

¿Qué es el bautismo?

 

Elección de los padrinos

El bautismo es el sacramento por el cual entramos a ser parte de la familia de los hijos de Dios, la Iglesia. Por el bautismo Dios nos llena de gracia y nos hace herederos suyos; compartimos con Cristo su triple misión: ser sacerdotes, para que nuestra vida y persona sea una ofrenda de amor al Padre; ser profetas para anunciar el Evangelio y ser reyes en un continuo servicio de caridad hacia nuestros hermanos; y el Espíritu Santo nos ayuda a alcanzar la santidad.

Para que todos estos regalos que recibimos en el bautismo se desarrollen y produzcan su fruto es muy importante la ayuda de los padres, pues son ellos guía y testimonio cristiano. También ésta es la tarea de los padrinos de bautismo, pues ellos son ayuda espiritual, y su función es asistir en su iniciación cristiana (en el bautismo) al que se bautiza y juntamente con los padres presentar a la persona que va a recibir el bautismo y procurar que después lleve una vida cristiana congruente con el compromiso que adquiere al ser bautizado.
Por esta razón es muy importante saber elegir a los padrinos, pues ellos serán para el nuevo bautizado (niño o adulto), testimonio y ayuda en su camino de vida cristiana para que la persona bautizada crezca como verdadero hijo de Dios. Es importante porque a falta de los padres el padrino o madrina es el responsable de la educación cristiana de la persona.

Por tanto al elegir padrinos de bautismo es importante considerar:

  1. Que sean elegidos por la persona que va a ser bautizada (si es adulto) o por sus padres (si es niño).
  2. Que sea mayor de edad (18 años).
  3. Que sea católico, esté confirmado y haya recibido ya el sacramento de la Eucaristía.
  4. Pueden ser solteros (consultar requerimientos en oficina) o casados ( Por la Iglesia Católica)
  5. Que sea una persona capaz de realizar esta misión y la intención de desempeñarla.
  6. Que sea una persona con una vida congruente con la fe y con la misión que va a sumir.

Es importante elegir a los padrinos en base al ejemplo cristiano y a la ayuda espiritual que éstos le puedan dar a la persona que ha sido bautizada a lo largo de su vida, y no en base a presiones sociales u otros criterios que en un futuro puedan ser que cambien (como compromisos de relaciones de trabajo o negocios, amistades que no conocemos bien, situaciones económicas y mucho menos imposición de la decisión por terceras personas etc.); pues los padrinos son las personas que acompañarán al bautizado en el camino por alcanzar la santidad.

"Vayan por todos los pueblos sean is discípulos. Bautícenlos, en el nombre del Padre y del hijo y del Espíritu Santo, y enséñenles a cumplir todo lo que yo les he encomendado. Yo estaré con ustedes todos los días hasta que se termine este mundo".
Mt 28, 19-20