Hace poco, mientras estaba en el supermercado haciendo mis compras, fui a la sección de vinos como es mi costumbre, para escoger mi botella de esa semana, ya que todos los días al comer y al cenar lo hago con una copa de vino, debido a que se digieren mejor los alimentos; este es un hecho científicamente comprobado.

No diré que generalmente tomo el mismo vino, pero no me salgo de tres o cuatro  viñedos que me gusta consumir; sin embargo, esta vez vi un nuevo vino cuyas etiquetas digitales me gustaron y simplemente por eso lo compré.

La etiqueta era parecida a un gato con botas reclinado en un sillón, atrás del cual hay una ventana que da hacia unos campos donde se cultiva la uva; la ilustración da la impresión de estar hecha a lápiz y de cierta manera improvisada.

Aunque compré el vino simplemente porque me gustaron sus etiquetas electrónicas, debido al gatito que ahí se retrata, resultó estar muy bueno.

Sin embargo, no sé qué tal se venderá por simple vista aquí en México, ya que la verdad de las cosas es que aquí, como en muchos otros lugares, especialmente latinoamericanos, las personas no son amantes de los gatos.

gatos-008Es cierto que el tipo de mascota que alguien escoja tendrá que ir de acuerdo con su personalidad; de lo contrario, las cosas no funcionarán desde un principio.

A su vez, muchas personas son de la idea de que alguien que sea amante de los perros no puede serlo también de los gatos, ya que ambos son muy distintos y por lo mismo no se llevaran bien entre sí y tampoco irá de acuerdo con la persona que ama a los perros.

Muchas veces, personas de esta opinión a su vez son de la idea, como muchas personas en estos territorios, de que los gatos son malas mascotas, ya que no son fieles, además de ser traicioneros; a diferencia de los perros, que siguen a sus amos como si fueran sus guardias de seguridad.

Estas acusaciones son siempre hechas por personas que nunca han tenido gatitos en su vida y hasta pueden seguir temiendo cada que se encuentran con un gato negro, como lo hacen algunas personas supersticiosas.

Yo soy una persona que ha tenido gatos y perros (a quienes también adoro) durante toda mi vida, por lo que me considero calificado para dar una opinión concreta y objetiva sobre los felinos, a quienes considero las mejores mascotas junto con los perros, quienes además se pueden llevar muy bien entre ambos.

Los gatos son animales muy independientes y viven en su propio mundo, un mundo lleno de curiosidades, ya que quieren averiguar todo sobre todo; por eso digo que los gatos serían los mejores científicos. Sin embargo, ellos  llegan a ti cuando lo creen apropiado, como cuando uno está triste o enfermo, al grado de que si el estómago es lo que nos duele, llegarán a acostarse ahí y no exagero al decir que alivian el dolor.

Los gatos saben cosas que los demás no saben, no por nada pueden pasar horas enteras viendo atentamente algo en la ventana que nadie ve y no por nada se pueden quedar contigo sin moverse por días enteros cuando uno esta triste.

Los gatitos son verdaderamente animales impresionantes y muy misteriosos, así como cariñosos en los momentos más necesarios.