Desde hace aproximadamente ocho meses habían sido los mejores meses en un buen tiempo en varios aspectos, sobre todo en el estado mental y emocional, ya que me había sentido con seguridad de hierro y con una energía enormemente alta, ya que sabía precisamente hacia dónde iba  mi vida.

Sin embargo, al comenzar este mes, todo aquello que se encontraba intocable e incambiable tomó un giro inesperado y todo aquello que se encontraba en suelo firme se hundió por completo sin aviso alguno y con una velocidad impresionante, dejándome mentalmente perdido, algo que para mí es veneno.

incertidumbre

Cada individuo tiene un elemento que le resulta absolutamente destructivo a su bienestar interno y algo que debe evitar a toda costa, algo que muchas veces ni siquiera sabemos qué es; sin embargo, deshace cualquier solidez de espíritu que pueda existir en un individuo.

Este principio es tan verdadero que hasta en el mundo de la ficción existe, sobre todo en el mundo de los comics, donde la realidad de la vida y de las situaciones de estas son exaltadas a niveles propios para observación relajada, de la cual generalmente padecemos los seres humanos en nuestro camino por la vida.

Este principio de situaciones que los individuos por forma individual hemos de evitar también existe en los libros sagrados como la Biblia, con ejemplos como el de Sansón, quien perdía toda su fuerza si alguien le cortase el pelo, un secreto que solo conocía una hermosa mujer a la que también debía evitar, como era el caso de Dalila.

Este elemento de carácter destructivo y antagonista para los individuos se puede encontrar también en el mundo alimenticio, ya que en él hay elementos que pueden desbalancear de una manera muy importante y, a veces, decisiva a sus consumidores, productos o elementos que por lo general son los más placenteros.

A su vez, existen ciertas actividades o ciertos hábitos que causan  esta reacción casi alérgica a aquella situación de la que hemos ya mencionado, como lo es el caso del alcohol o de cualquier tipo de intoxicación.

incertidumbre2

En mi caso, este elemento venenoso al cual mi cuerpo y mi espíritu son alérgicos es la incertidumbre, un elemento antagonista que paraliza todos mis sistemas e incluso, si es que este dura un tiempo considerable, puede llegar a hacerme caer enfermo, con condiciones que me paralizan aún más, como gripes fuertes e infecciones de todo tipo.

Esto significa que desafortunadamente yo soy una persona que no puede darse el lujo de dudar o de no saber qué hacer, ya que esto me parece como el infierno; por esta razón, yo siempre tengo que saber qué hacer y conocer perfectamente cuál es el siguiente paso y el siguiente de ese a todas horas, algo que me ha formado un cierto tipo de carácter y de forma de ser.

Hace poco, la situación llego a tal grado que no estaba seguro si conseguir un <crédito automotriz o no y hasta a dudaba todas mis acciones diarias.

Este es un lugar del que tengo que salir de inmediato.