Dice un dicho que “los ojos son las ventanas del alma” y el símil en nuestro entorno es que gracias las ventanas podemos “traspasar” una pared.
Y ante una ventana que nos abre la posibilidad de admirar lo que el exterior nos ofrece, debemos tener ciertos cuidados si tenemos niños en casa.
Los niños ven la maravilla del mundo antes de que puedan ver sus peligros.

No importa si tenemos ventanas de lujo o sencillas, a cualquier tipo de ventana debemos ponerle mucha atención para evitar accidentes por lo que, siguiendo algunos consejos básicos de seguridad, puedes ayudar a prevenir lesiones relacionadas con ventanas y puertas.
Lo que debemos hacer:
• Cerrar las ventanas.
• Colocar las camas y otros muebles lejos de las ventanas.
• Mantener las persianas, cordones, cortinas, etcétera, fuera del alcance de los niños.
• Considerar la posibilidad de instalar dispositivos de control de apertura de ventanas o protectores de ventanas.
• Mantener las puertas del patio, las puertas de tormenta y las puertas de entrada bloqueadas.
• Considerar que la ubicación de la ventana tenga como vista el jardín de tu hogar y de ser así, coloca plantas y arbustos bajo las ventanas.
• Desarrollar un plan familiar ante las eventualidades
• Considera integrar la instalación de los detectores de humo y monóxido de carbono y revisarlos periódicamente para asegurarse de que están en condiciones de trabajo.


Lo que no debemos hacer:
• Dejar a los niños sin supervisión.
• El depender de las pantallas de insectos para evitar que los niños se caigan de las ventanas.
• Aplicar películas y revestimientos eficientes de energía a las ventanas designadas en el plan de emergencia familiar como ventanas de escape o rescate.
• Pintar, clavar o bloquear ventanas cerradas.
• Olvidarse de la seguridad de las ventanas y las puertas cuando se realicen reparaciones en el interior o exterior de la casa.

Como lo mencionamos, los niños son inquietos y curiosos por naturaleza, por lo que una ventana abierta puede representar un peligro para un niño sin supervisión.
Por lo que si necesitas ventilación, abre las ventanas que los niños no pueden alcanzar. Los niños, ágiles e inquietos pueden subir rápidamente a las repisas cercanas a la ventana o los umbrales y caer.
No confíes en las pantallas de insectos para prevenir caídas. Éstas están diseñadas para proporcionar ventilación y para mantener a los insectos fuera, no para detener caídas de un niño.
Por lo anterior considera la posibilidad de instalar dispositivos de control de apertura de ventanas o guardias de ventana que cumplan con los requerimientos para cuidar de tus hijos.
Cuando se instalan correctamente, estos dispositivos limitarán el marco de la ventana a menos de una abertura de 10 cm.
Estos dispositivos tienen mecanismos de fácil liberación para que puedan desacoplarse y permitir que la ventana se abra completamente si es necesario para un escape de emergencia o rescate.
Como verás, la seguridad de tu familia es lo primero; sin embargo, puedes encontrar diseños de ventanas que además de ofrecerte seguridad también pueden lucir como unas ventanas de lujo.